Y es que al ritmo que parece que estamos consumiendo este planeta, hay quienes dudan que dentro de no muchas décadas, la Naturaleza pueda seguir garantizando nuestra existencia sobre la faz de la Tierra.

Es por esto, por lo que numerosos grupos de astrónomos, astrofísicos y otros grupos y agencias dedicadas a la investigación del espacio, llevan años recopilando información del universo desconocido, indagando los intersticios del infinito para dar con planetas habitables fuera de nuestro sistema solar, lo que se conoce como exoplaneta o planeta extrasolar. Más allá de la posibilidad de hallar vida alienígena, lo que de verdad nos preocupa es encontrar entornos en los que poder reproducir ecosistemas terrestres, otros planetas en los que poder reproducir la vida terrestre.

Gliese 581c

Es uno de los planetas más parecidos a la tierra hallados hasta el momento. El tercero de los cuatro planetas que orbita alrededor de la enana roja Gliese 581, a 20,5 años luz de distancia de nuestra casa, completa cada órbita en tan sólo 13 días. Significativamente, es uno de los exoplanetas más pequeños conocidos, midiendo 1,5 veces el diámetro de la Tierra y 5 veces su masa. Los investigadores aseguran de que se trata de un planeta rocoso como el nuestro. Es aún más sugerente el que orbite cerca de la que se conoce como la “zona habitable”, de su estrella, la única región del sistema donde las condiciones son lo suficientemente parecidas a las de la Tierra, como la existencia de agua en estado líquido en la superficie. Más cerca de la estrella principal, el agua se presenta en su estado gaseoso y más lejos están los planetas helados.

La puedes encontrar en la Constelación de Libra,su semieje mayor es 0,073 UA, tiene una densidad de  ~8,100 kg/m3, su gravedad se calcula de ~21,8 m/s2, y su temperatura esta en el rango de los 0ºClos 40ºC.

Un pequeño planeta rocoso templado en el que el agua puede fluir… se parece mucho a nuestro propio mundo, y nos lleva más cerca del descubrimiento de lo que estamos esperando: otra Tierra, orbitando a una distancia dominable.