O como si lo hubieran hecho, ya que si sorprendió la magnitud del descubrimiento del Cometa Hale-Bopp, fue tanto o más curiosa la forma casi simultánea en la que estos dos Astrónomos dieron con el cometa, uno desde Cloudcroft, Nuevo México, y el otro desde ePhoenix, Arizona.

Tal día como hoy, 23 de Julio, de 1995, Hale, Astrónomo de profesión, se encontraba realizando un rastreo sistemático, en busca de cometas, mientras Bopp, jefe de una fábrica de materiales y astrónomo amateur oteaba el firmamento con el telescopio de un amigo, cuando ambos, la misma noche, dieron con un cuerpo brillante no catalogado cerca de la agrupación nebular M70, en la constelacion de Sagitario. Resultó ser el cometa.

Es poco probable dar con un cometa entre tantos miles de millones de cuerpos celestes, pero la probabilidad se reduce si hablamos de que dos personas descubran el mismo cometa casi simultáneamente desde dos puntos distintos de la geografía terrestre. Lo inescrutable de la probabilidad y la estadística del infinito.