La NASA ha anunciado que el Spirit, vehículo marciano dotado con un laboratorio científico móvil, ya no se moverá más. En marzo de 2009 las seis ruedas del Spirit quedaron atrapadas en un foso de arena, del que finalmente no ha podido salir, tras el intento fallido de desprenderse de una de las ruedas más dañadas.
Aún así, los responsables del proyecto dicen que “este no es un día de luto para la Spirit”, decía Douglas McCuistion, pues podrá seguir operando como estación científica estática, eso si, si es capaz de superar el invierno marciano que se avecina.
No creo que los diseñadores del Spirit estén decepcionados al punto que crearon una máquina prevista para unos tres meses de duración que lleva funcionando aproximadamente seis años. Si sus paneles solares no se pueden orientar hacia el sol, lo más probable es que cuando termine el invierno marciano sus baterías estén agotadas.
Es tiempo de un nuevo Spirit.
Aquí os dejo unas imágenes de la máquina intentando salir de la trampa de arena.